Web Oficial de la Semana Santa de Toledo

Domingo de Resurrección

Pues que nuestro Esposo
Nos quiere en prisión,
A la gala gala
De la relisión.

¡Oh, qué ricas bodas
Ordenó Jesús!
Quiérenos a todas
Y danos la luz;
Sigamos la Cruz
Con gran perfeción:
A la gala gala
De la relisión.

Este es el estado
De Dios escogido,
Con que del pecado
Nos ha defendido;
Hanos prometido
La consolación,
Si nos alegramos
En esta prisión.
Darnos ha grandezas
En la eterna gloria,
Si por sus riquezas
Dejamos la escoria
Que hay en este mundo
Y su perdición,
A la gala gala
De la relisión

¡Oh, qué cautiverio
De gran libertad!
Venturosa vida
Para eternidad;
No quiero librar
Ya mi corazón,
A la gala gala
De la relisión

Santa Teresa de Jesús

Liturgia:

El colofón genial e imprescindible de la Semana Santa es ¡la Resurrección de Jesucristo! Es el hecho más importante de nuestra fe. Por eso la Vigilia Pascual es la reina y madre de todas las Vigilias.

Mientras podamos, porque nos lo permitan nuestras fuerzas y aunque hagamos un sacrificio, no dejemos de participar en esta gran Vigilia, tan antigua, expresiva y hermosa como la misma Iglesia de Cristo.

Es educativa, pedagógica, catequética, luminosa y completa como la misma acción de Jesús. El pregón pascual, la liturgia de la Palabra, del Antiguo y Nuevo Testamentos, con sus nueve lecturas, es algo inenarrable y enjundioso. La liturgia bautismal, con las emotivas y devotas letanías de los Santos, la bendición del agua, renovación de las promesas bautismales, y bautismos si los hubiere, es algo único. Termina con la Eucaristía pascual.

La resurrección de Jesús, como acontecimiento histórico y trascendente, significada en el sepulcro vacio y atestiguada por las apariciones del Resucitado, es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo. Fue creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central.

Es transmitida como verdad fundamental por toda la tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento y predicada, en toda la Iglesia, como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz.

Siete Hechos Trascendentales

La Resurrección significa que Dios ha intervenido en nuestra historia y que todo lo realiza en Jesús. Es el hecho más grandioso que existe: ¡la resurrección de entre los muertos de Jesucristo!.

Jesús mismo, verdadero Dios y Hombre, ha resucitado como estaba anunciado por los Profetas, Es un milagro colosal. Las huellas en la Sábana Santa, comprobadas científicamente de cómo se produjo el hecho son alucinantes.

La muerte ha sido vencida. Jesucristo ha sido exaltado. Se evidencia que el pecado y la muerte no tienen la última palabra.

El Padre eterno pone su sello y ratifica la vida y misión de Jesús. Todo lo que Él ha dicho y hecho recibe la certificación de Dios Padre. Este Jesús se nos pone como prototipo, medida, meta y realización nuestra.

¡Jesús vive y es Señor! El Evangelio es indisociable de la Resurrección, y porque Jesucristo es Señor, la evangelización consiste en anunciar y realizar este señorío gozoso.

Nuestro cuerpo y nuestra historia son asumidos y transformados por Dios y han sido “introducidos” en la vida divina por Jesús Resucitado. La Iglesia, fundada y mantenida por Cristo, es su propia prolongación entre nosotros, mientras dure este mundo. En ella vive resucitado. El Espíritu Santo que se nos da, los sacramentos, la gracia, su doctrina, el sacerdocio, la autoridad jerárquica, la oración, la comunión y misión, así como su misma presencia “hasta el final de los siglos” que se realizan en la Iglesia, son expresiones v manifestaciones vivas del Resucitado.

Determinados por la Resurreccion de Cristo

La Resurrección de Jesús nos marca y determina como seguidores suyos, es decir, del Dios hecho hombre, que se encarna, vive en la tierra, nos entrega su Mensaje, padece y muere por amor en la Cruz, resucitando al tercer día.

Jesús resucitado vive entre nosotros en espíritu y sacra-mentalmente, para poder vivir unidos a El “como los sarmientos a la vid”, participando así de su vida divina, por la vida en Gracia. Somos templos vivos del Espíritu Santo y, esta realidad gozosa y luminosa es prenda segura de vida eterna.

Y algo muy importante que jamás podemos olvidar y menos aún, obviar: Por ser cristianos somos apóstoles, porque Dios lo ha querido así para hacernos participes de su misión y lo repite de muchas maneras en el Evangelio. Tiene frases impresionantes al respecto: “Vosotros sois la sal de la tierra... vosotros sois la luz del mundo” “Vosotros sois como el fermento en la masa...”(Cf Mt 5); “En esto lleva toda la gloria mi Padre: en que deis frutos abundantes, y así seréis discípulos míos” (Un 15,8). “Tengo sed...”, “Id también vosotros a trabajar en mi viña” etc. Y es que “la vocación cristiana, por su propia naturaleza, es también vocación al apostolado” (AS 2).

Todos y cada uno de nosotros tenemos una misión personal e intransferible, en la Iglesia y en el mundo, de la que Dios nos pedirá cuentas.

No olvidemos que la Iglesia, de la que formamos parte, es comuniónmisión y todos los cristianos debemos realizar esta doble dinámica, conociendo que la comunión es para la misión y ésta nos lleva a la comunión. Debemos vivir unidos, hacer lo que podamos y pedir a Dios lo que no podamos. No olvidemos que en la sociedad y cultura actual, el apostolado asociado resulta fundamental e imprescindible, para coagular y desplegar todas las energías ínsitas en la vocación cristiana, para despertar y fortalecer la evangelización y el apostolado en los diversos frentes, espacios y ambientes. ¡Incorpórate al grupo apostólico al que te sientas llamado! La Iglesia y el mundo nos necesitan en primera fila. Será la mejor ayuda para ti, vivirás la eficacia de la Iglesia y serás fecundo en tu misión.

No temamos. ¡Dios nos ama y Jesús vive con nosotros! Por eso confiamos en Él, somos personas de esperanza, queremos vivir alegres y en paz. Al igual que los ángeles de la Resurrección dicen a las mujeres que van al sepulcro, la Iglesia nos repite: “¡No busquéis entre los muertos al que vive! ¡Jesús ha resucitado! ¡Vivid en coherencia con esta gran verdad!

Procesiones


Imagen. JESÚS RESUCITADO

procesiones/procesion_20/imagen_28/reducidas/1.jpg
Fotografías cedidas por las Cofradías, Periódico DIA y M.A. Olmos • Pulse para agrandar
procesiones/procesion_20/imagen_28/reducidas/2.jpg
Fotografías cedidas por las Cofradías, Periódico DIA y M.A. Olmos • Pulse para agrandar

Imagen. VIRGEN DE LA ALEGRÍA

procesiones/procesion_20/imagen_29/reducidas/4.jpg
Fotografías cedidas por las Cofradías, Periódico DIA y M.A. Olmos • Pulse para agrandar
procesiones/procesion_20/imagen_29/reducidas/3.jpg
Fotografías cedidas por las Cofradías, Periódico DIA y M.A. Olmos • Pulse para agrandar
procesiones/procesion_20/imagen_29/reducidas/1.jpg
Fotografías cedidas por las Cofradías, Periódico DIA y M.A. Olmos • Pulse para agrandar
procesiones/procesion_20/imagen_29/reducidas/2.jpg
Fotografías cedidas por las Cofradías, Periódico DIA y M.A. Olmos • Pulse para agrandar

Itinerario:


Contacto

junta de cofradías
Junta de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Toledo

Bajada de San Sebastián, 7.
C.P.: 45002 Toledo
Email: info@semanasantatoledo.com